miércoles, 11 de enero de 2012

Belgrano y la educación

En el año del Bicentenario de la creación de la Bandera Nacional seguramente nos viene a la memoria para  su creador Dr. don Manuel Belgrano (1770-1820) hombre fue capaz de dar su capital económico y su vida
por la patria, un intelectual que sus ideales siguen siendo vigentes aún este siglo.
Si leemos algunas de sus frases referentes a la educación  podemos ver como nos sirven aún:
  “…Esos miserables ranchos donde se ven multitud de criaturas, que llegan a la edad de la pubertad, sin haberse ejercitado en otra cosa que la ociosidad, deben ser atendidos hasta el último punto. Uno de los principales medios que se deben adoptar a este fin son las escuelas gratuitas, a donde puedan los infelices mandar sus hijos, sin tener que pagar cosa alguna por su instrucción; allí se les podrán dictar buenas máximas, e inspirarles amor al trabajo, pues en un pueblo donde reine la ociosidad, decae el comercio y toma su lugar la miseria”.
Manuel Belgrano deseaba que la instrucción estuviera al alcance  de todos y para ello se distribuyeran escuelas  por diversos lugares donde se les enseñará  las primera letras y los conocimientos matemáticos.
          "Estas escuelas debían ponerse con distinción de barrios, y debían promoverse en todas las ciudades, villas y lugares que están sujetas a nuestra jurisdicción, comisionando para ello a los diputados, y pidiendo auxilio al excelentísimo señor virrey, a fin de que comunicase sus órdenes para que todos los gobernadores y demás jefes cooperasen a estos establecimientos tan útiles”.
A nosotros como educadores nos puede hacer reflexionar sobre nuetras prácticas este texto que escribio en "Escritos económicos
       "Los niños miran con fastidio las escuelas, es verdad, pero es porque en ellas no se varía jamás su ocupación; no se trata de otra cosa que de enseñarles a leer y escribir, pero con untesón de seis o siete horas al día, que hacen a los niños detestable la memoria de la escuela, que a no ser alimentados por la esperanza del domingo, se les haría mucho más recible este funesto teatro de la opresión de su espíritu inquieto y siempre amigo de la verdad. ¡Triste y lamentable estado el de nuestra pasada y presente educación!" 
Otro parrafo mportante para  Belgrano fue la educación de las niñas; proponía la creación de escuelas gratuitas, en donde se les enseñaría a leer, escribir, bordar, coser, etc., para no permitir la holgazanería, hacerlas útiles en su hogar, y tener una manera de  ganarse la vida en honradamente.
Como le interesaba el comercio Manuel Belgrano proponia la creación de Escuela de Comercio. En el año1796, escribió  una serie de proyectos que abarcaban la fundación de escuelas de agricultura, dibujo, arquitectura, primarias para niñas, de hilazas de lana. Sólo pudo ver realizada una mínima parte de su programa con las escuelas de dibujo y náutica, debido a la situación política de la época.
En el año 1813 al recibir dinero por el triunfo de las batalla de Salta lo dona para la creación de escuelas en Tarija, Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero, y elabora un Reglamento, que debía regir en las mismas
 sobre la disciplina escolar y reglamentos que luego sirvieron de bases para posteriores regimenes. En unos de sus articulos decia referentes a los docentes:
        El maestro procurará con su conducta, y en todas sus expresiones y modos, inspirar a sus alumnos amor al orden, respeto a la Religión, consideración y dulzura en el trato, sentimiento de honor, amor a la virtud y a las ciencias, horror al vicio, inclinación al trabajo, despego del interés, desprecio de todo lo que diga a profusión y lujo en el comer, vestir y demás necesidades de la vida, y un espíritu nacional que les haga preferir el bien público al privado, y estimar en más la calidad de Americano que la de Extranjero”.
Se puede decir que Don Manuel Belgrano se interesó por la educación en los distintos niveles, ya sea primario como terciario, y fue un iniciador en fomentar la educación femenina, para que ésta gracias a la educación pudiera tener una mayor participación social.
Que su desinterés, desprendimiento y analisis de la realidad con propuestas innovadoras sean un ejemplo para nosotros de verdadero amor a la patria.
Dijo Belgrano:
“Trabajé siempre para mi patria poniendo voluntad, no incertidum­bre; método, no desorden; disciplina, no caos; constancia, no improvi­sación; firmeza, no blandura; magnanimidad, no condescendencia”. 

1 comentario:

  1. esta muy interesante,solo quisiera saber que fue de esas ideas

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, para lograr una comunicacion real deja tu nombre.